Ciudadanía interactiva y nuevas instituciones

conclusiones-trendspain-2015-antoni-gutirrezrub-6-638

Las TIC están generando nuevas conexiones que abren nuevas oportunidades, que a su vez generan nuevos comportamientos (tanto individuales como colectivos), y que requieren, por tanto, nuevos modelos de instituciones que se acompasen a estos nuevo comportamientos.

Comencemos por un ejemplo que sucedió en abril de 2013. El diario La Reforma publicó que la cámara de diputados de México 115Mapphabía contratado a una empresa por 7 millones de dólares para crear una app. Esto generó una reacción generalizada de escepticismo, principalmente entre aquellos que sabían que una app de esas características podía costar mucho menos de esa cifra. Y así fue que desde el colectivo Codeando México organizaron una llamada abierta para crear una app por cien veces menos dinero. El resultado fue que se recibieron unas 100 propuestas de apps en apenas 10 días, Se conformó una comisión de selección (de la que participaron representantes de la cámara de diputados) y salió una app ganadora que en total costó 10.000 dólares.

Veamos qué está sucediendo a nivel de instituciones y ciudadanía. Antes, las instituciones tradicionales (escuela, universidad, gobierno, iglesia, etc.) controlaban la información y el conocimiento, que generaban internamente para luego entregar a la ciudadanía. Ahora un 80 por ciento de la información ya está en Internet, está distribuida, y por lo tanto las instituciones tradicionales ya no generan “el” conocimiento. Ni la ciudadanía se limita a hacer un download de contenidos.

¿Qué está sucediendo con esta información? Hay tanta y está tan distribuida, que uno de los desafíos actuales pasa por generar criterios para buscarla y organizarla. Pero esto es algo que las instituciones tradicionales difícilmente estén en situación de hacerlo. y tampoco parecen estar en un paradigma de empoderar a la ciudadanía para hacer esto.

Lo que sucede en la actualidad es que es la propia ciudadanía la que, independientemente de esas instituciones, empieza a generar esos criterios para lograr mejoras sociales. Aquí ya hay uno de los principales desfases entre ciudadanía e instituciones: la capacidad de utilización de la información y generación del conocimiento. Esta brecha va en aumento porque las instituciones día a día  van quedando más desactualizadas, y la ciudadanía avanza cada día más.

¿Alguna cosa que podemos hacer para actualizar las instituciones?

  1. No hablar de la cultura del cambio sino de cambio de cultura
  2. Aumentar la participación ciudadana colaborativa, también mediante las TIC
  3. Entender que el desafío institucional es político y no tecnológico
  4. Crear diseños participativos en sí mismos, y no diseñarlos en despachos
  5. Entender que no es sólo brecha digital, sino brecha política
  6. Romper con la adaptación pasiva. Instituciones que cumplen con usar, pero no crean contenidos propios de interés
  7. Anticiparse a procesos de presión
  8. Cambio del modelo de instituciones

Esto último es lo más importante, y más complejo. Existen algunos ejemplos de instituciones que sí están cambiando su modelo, o que al menos lo intentan, y que procuran innovar. Por ejemplo, en Brasil, se ha creado el Labhacker en la Cámara de Diputados, un espacio para la interacción entre diputados y ciudadanía mediada por hackers*.

Pero no son los únicos. Para intentar cambiar el modelo, los los laboratorios gubernamentales (labsgov) están empezando a crearse en varios países. Espacios impulsados por gobiernos donde funcionarios, expertos y ciudadanos buscan innovar colaborativamente en el sector público. Un buen ejemplo de esto es el MindLab en Dinamarca.

En suma, buena parte del cambio de modelo de las instituciones está pasando por integrar a las ciudadanas y ciudadanos en la generación de propuestas y decisiones, en abrir espacios de convivencia participativa, y desarrollar soluciones colaborativas. Y aquí, los laboratorios ciudadanos (que tengan estos objetivos!), surgen como un buen modelo a experimentar: el de ser nuevas instituciones que contribuyan a la calidad democrática mediante nuevas modalidades de conexión con la ciudadanía y a la superación de la crisis de representatividad de las instituciones.

*Recuerda que los hackers no son crackers…, o mejor mira aquí: http://blog.labhackercd.net/2015/01/27/por-que-laboratorio-hacker/

Parte de una presentación realizada en evento TrendSpain2015 organizado en Medialab-Prado por Google, con coordinación de Antoni Gutierrez-Rubí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s