En los afluentes de la innovación: los laboratorios ciudadanos

donpettit-1

En unos pocos días nos reuniremos unas 140 personas en Rio de Janeiro (Brasil) para organizar el 2º Laboratorio Iberoamericano de Innovación Ciudadana (#LABiCBR). El primero lo hicimos el año pasado en Veracruz (México), donde prototipamos* 10 proyectos que buscaban solucionar desafíos bien diferentes.

Este año, son 12 proyectos, también elegidos por convocatoria abierta internacional. Gente de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, España, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela estaremos durante 15 días en una experiencia de convivencia y desarrollo colaborativo. Proyectos de cultura, urbanismo, salud, participación ciudadana, apropiación del espacio público, nuevas metodologías de estudio y aprendizaje, tecnologías libres, ecología y desarrollo sostenible.

Pero nuestro objetivo excede la producción. Los laboratorios que organizamos son nuevos formatos institucionales, modelos de institución abierta que se adaptan a las nuevas demandas ciudadanas. Los laboratorios ciudadanos son espacios de intermediación entre las instituciones tradicionales (ya desfasadas en su mayoría) y la ciudadanía (cada vez más distante de las instituciones tradicionales). Los labs ciudadanos permiten que las personas de una comunidad hagan propia la institución y la pongan al servicio de sus necesidades**.

Permiten que tu puedas entrar por la puerta con tu proyecto, ya sea para solucionar una necesidad o explorar nuevas vías de abordar desafíos que afectan a tu comunidad, y allí conectar con un colectivo que colaborará para que ese proyecto sea posible.

La innovación ciudadana que reunimos en nuestros laboratorios ciudadanos, trabaja en los afluentes de la innovación (como menciona Antonio Lafuente), allí donde el río todavía no es río, pero ya comienza a serlo. Los labs no son incubadoras, sino espacios previos donde se hace posible que aquella idea germinal empiece a ser debatida, explorada y prototipada. Un espacio de colaboración y no de competición, un espacio de horizontalidad y no de gurúes, un espacio de experimentación y no de una necesaria producción rentable. Los labs ciudadanos son esos nuevos modelos de institución que permiten remontarnos hasta los afluentes de la creatividad social, explorar hasta aquellos parajes hasta donde ninguna institución llega, y colaborar para hacerla posible en beneficio del bien común.

Y eso estaremos haciendo este noviembre en Río de Janeiro. Produciendo, colaborando, conviviendo, dando visibilidad a nuevas formas de trabajar juntos, y explorando futuros posibles, más sostenibles desde y para la ciudadanía.

alta_color_es

* El prototipo es lo que la maqueta es en arquitectura

** ver sobre extituciones en: http://blogs.elpais.com/alterconsumismo/2014/05/extituciones-nuevas-instituciones-ciudadanas.html

Foto: Donald Pettit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s